2 años, muchos díasdealquiler

Etiquetas

 

 

 

 

 

 

Al parecer ya llevamos dos años y un día, y no parece que fue ayer cuando empezamos. Ha sido un camino muy largo, somos menos (ahora, prácticamente la unidad) en el que hemos asistido a diversos momentos, algunos buenos y otros bastante chungos (un recuerdo para ti, Peris). En este tiempo hemos aprendido mucho de aquellas personas a las que hemos leído, las sigamos o no (nos gustaría seguir más blogs, pero el tiempo es finito y preferimos leer a quienes seguimos, lo que ya apenas alcanzamos a conseguir de manera regular).

En todo caso, gracias a todas (plural inclusivo; lo sentimos, RAE, pero no vamos a cambiar porque tú te desdigas de tus pequeños avances condescendientes y fuera de la norma) por la lectura que nos habéis proporcionado y los momentos de disfrute. Aunque no subamos muchas entradas, seguiremos leyendo.

Y gracias, por supuesto, a quienes han mostrado su generosidad siguiendo este blog, que dos años después se mantiene a duras penas y a blandas alegrías.

Un saludo para todas.

Anuncios

Partido Popular: mucho que explicar, por Jomra

Presento esta entrada de Jomra, Una bitácora de Jomra, que como de costumbre analiza la situación desde su rigor y su saber hacer.

El Partido Popular ha sido considerado responsable civil en un caso de corrupción local (bueno, en muchísimos casos, agrupados). Sus líderes salen en tromba para decir cosas tipo: son hechos del pasado (evidentemente), con Rajoy todo se paró (matizable, pero luego ya entro), estamos muy afectados por esto, algo que el partido no conocía (no es lo que pone la sentencia, pero como parte, recurrirán), son casos aislados, aunque sean muchos, son aislados (afecta a la propia estructura del partido), queda claro que el Partido como tal no participó, si no hubiese sido imputado (esto es falso, ya veremos por qué), la dirección nacional desconocía todo (lo que choca con la frase de «Rajoy acabó con todo cuando llegó a la dirección») y frases del estilo. Sí, «acatan» la sentencia, la cual recurrirán, y a la cual critican duramente porque les ha dado un palo.

Un palo, sí, porque en la misma, donde testificó Mariano Rajoy, presidente del gobierno, se tacha su testimonio como poco veraz. Es cierto que uno de los votos particulares le cree, y a eso se aferran desde Génova, pero existe ya una responsabilidad patrimonial del partido.

Seguir leyendo…

Mi propia desnudez

Augusto Blasborg

Hoy presento este poema que no sé cuántos años tendrá, quizá veinte, quizá alguno más -quizá alguno menos-. Lo he encontrado en un viejo cuaderno, un poco por casualidad, buscando otras cosas, y me ha hecho pensar que a pesar de tantos años y experiencias, posiblemente los temas y las ideas básicas no hayan cambiado tanto… Y me he alegrado de pensarlo. Ya solo falta la constatación de que ese pensamiento responda a la realidad. Pero eso es otra historia.

 

Mi propia desnudez

resucitó al ya muerto,

y miramos el alba

y el esfuerzo,

y el cadáver

de los sueños nocturnos.

Se desprendió de su traje de gala

cosido de esperanza,

regresando a su antigua costumbre

de caminar desnudo.

Entonces alcancé toda mi altura,

y era altura de hombre

embriagado de dudas.

Desde el empeño crudo

de ser y no cesar

me iluminó mi triste compañero,

que triste ha de ser todo optimismo

que no sea un fantasma mensajero.

Caminamos ahora recorriendo

en dirección contraria los embudos,

festejando las pequeñas sorpresas

que nos brinda, en segunda mirada,

lo que pareció absurdo.

La piel, también el cuero,

en mi fiel desnudez

transpira aliento.

Si pretendéis detener estas pisadas,

como último recurso

podéis vestir de verde la esperanza.

Epílogo. La raíz de la piedra. La sombra de la Luz III

Etiquetas

, , , , ,

Índice La sombra de la luz

Segundo Clon y Glorika Adrowicz

La Piedra Darko saludó el Odio que despertó en Morfus. El ser devolvió el saludo, pero no se sintió afín a ese Poder de Tinieblas. Recorrió con la mirada el lugar donde se encontraba, pero solo divisó el fuego rojo aparte de la Piedra y el pilar que la sostenía. Adivinó presencias oscuras y progresivamente hostiles, pero ninguna se acercó a él. Se preguntó por qué, y también algo mucho más importante, algo que no pudo permanecer en su interior.
–¿Quién soy?
El frío y el silencio fueron la primera respuesta. Luego escuchó una voz familiar.
–Depende de ti –afirmó la voz, desconcertándole. Ante él se materializaron tres seres, los tres conocidos pero sin nombres–. ¿Qué quieres ser? –preguntó la misma voz que antes; correspondía a un ser peludo y bajo.
La respuesta se formó claramente ante él.
–Quiero ser yo.
De nuevo el silencio. Un hombre anciano que portaba una corona lo rompió.
–¿Sabes quién es Gôlfang? –demandó.
No sabía cómo decirles que en realidad no sabía nada. Sigue leyendo

Capítulo XXII. El Destino del Soñador. Libro III. La raíz de la piedra. La sombra de la Luz III

Etiquetas

, , , , ,

Índice La sombra de la luz

Segundo Clon y Glorika Adrowicz

El último soplo de Aülhoba los dejó en tierra después de varios días de lento navegar, durante los cuales Grundo no había dejado de pensar ni por un momento en el enfrentamiento desigual e incomprensible que muy pronto pondría fin a una vida, la suya o la de Maras Dokk, el dios de las Tinieblas. Con la mirada aún fija en el Espíritu del aire, Grundo descendió del inestable bote y puso pie en el hielo que poco antes había llamado tierra en su anhelo de abandonar el mar. Los demás también desembarcaron, y solo entonces la tormenta alejó el bote de la orilla y lo hundió bajo las aguas del Mándibarán, no sin antes arrancar la vela y reducir la madera a astillas; y es que la tormenta, sin haberlos afectado, no había abandonado sus proximidades ni un segundo durante la travesía, y ellos habían encomendado su suerte a los ostensibles esfuerzos de Aülhoba por formar una burbuja de calma a su alrededor. Sigue leyendo