Etiquetas

El tiempo sucede al tiempo, navegando

el refugio vital de la soledad,

desde el remoto sí de la esperanza

controlada

por espías ultraterrenos.

¡Preciso el límite ocasional de la duda!

El dolor que llegué a no sentir,

el del lugar vacío,

el que llenaba el tiempo.

Es perdonable acariciar recuerdos

y mantener memoria del olvido;

el momento bifronte que convoca

atributos divinos.

Volvería a besarte si prometes

que no habrá redención

y me permites seguir equivocado.