Etiquetas

La superficie irregular refleja

la imagen deformada

de ese extraño que soy;

el mismo espejo que en la niñez atávica

devolvía otra imagen diferente

al yo que se miraba.

Puede llevarme a error este criterio;

puedo pensar que somos cuatro imágenes

enfrentadas a un juez acaso eterno;

somos aún más imágenes,

agrupadas ahora en un instante,

germen de la desidia de lo inmóvil,

recogidas por la fugaz memoria

y una conciencia de melancolía

que nos ata, nos une y nos obliga

a escribir estos versos, y a la vida.