Etiquetas

Con los ojos cerrados todo es oscuridad.

Con la mirada abierta contemplo las paredes.

No hay salvación posible.

Quizá si fuera así,

si todo fuera así,

fuera más fácil.

Pero esta vacuidad exige un continente,

ya que puedo escuchar profundas resonancias

de sorpresas pretéritas y palabras latentes.

Acuden en mi busca

los rostros más constantes,

las voces más lectivas

que sentaron mis bases.

Este es el punto medio de la vida y la

muerte.

Una veta en el suelo.

La nada sin ausente.